EUROLINE es la empresa escogida por el Servicio de Salud de Castilla y León, para construir y equipar la nueva cocina del Hospital Universitario de Salamanca.

Las instalaciones de la nueva cocina ocupan una superficie de 1.848 m2 repartida en dos plantas del edificio técnico ya construido.

La cocina esta dimensionada para satisfacer las necesidades dietéticas de 1.000 pacientes diarios con un sistema de producción en línea fría basado en 5 días de producción con distribución durante los 7 días de la semana.

En su sistema constructivo y en la elección de los materiales e instalaciones, hemos tenido muy presente el factor medioambiental.  La cocina integrará equipos de importantes marcas europeas, reconocidas por la calidad y el rendimiento de sus productos.

El sistema de distribución también en línea fría, será el sistema BI-Smart del conocido fabricante europeo BURLODGE.

La cocina está diseñada para facilitar el trabajo y manipulación de los alimentos dentro del marco de la máxima higiene y seguridad alimentaria y ello se hace evidente tanto en la distribución de los espacios como en los detalles del mobiliario, equipos y sistemas que la equiparan.